PRIMAVERA

Primavera
El 22 de marzo, aparte de ser el cumpleaños de mi padre, llega la primavera –o así lo asegura una gaita venezolana– y con la primavera internet se llena con bloggers escribiendo de la colecciones presentadas en las recientes Fashion Weeks y con propuestas de estilo primaveral (shorts de jean con suéteres ligeros. Todos en la paleta de verdes, amarillos y rosas). Con la llegada de semana santa en Venezuela la televisión se llenara de comerciales de Traki en los que desfilan ex concursantes de belleza con trajes de baños de talla s de niñas.
Saliendo del primer mes de vacaciones luego de dos semi-exitosas temporadas en una obra nueva, puedo asegurar que mi estación, definitivamente, no es la primera.

El domingo primero de marzo bajó el telón en la ultima función de Cita a Ciegas y al mismo tiempo bajaron mis ánimos, sabia que me enfrentaba a dos meses fríos de desempleo. Por mas que me engañara a mi misma con ilusiones de tener tiempo libre que dedicar a mi agenda social y a mi identidad secreta como autora y artista, sabia que las promesas de aprovechar todo este tiempo libre e invertirlo en un nuevo guion o tal vez en un libro propio se fueron por la borda cuando Roberto me llegó al día siguiente con la idea de irnos de vacaciones por un máximo de 5 días a la isla de Margarita.  Por supuesto que mi corazón, recién encontrado y enamorado, ignoro mi cerebro, siempre presente y- en sus mejores momentos-racional, y le dije a Roberto que si.
Las semana que siguió a la propuesta se pasó entre discusiones de la fecha a partir, si alquilar o no un carro y de quien se encargaría de fregar los platos en esta aventura costeña. Para el jueves habíamos acordado en cinco días a partir del lunes 9, los cuales (jaja) aprovecharíamos para “escribir y  planear” todos los proyectos que queremos hacer. Las noches solitarias de ese fin de semana en mi casa las compartí entre millones de artículos de como empacar de manera efectiva e inteligente y los discursos de protección, protocolo y de donde encontrar las mejores rebajas de mi madre.
Llegó el lunes 9 y luego de retrasos, conversaciones políticas, un fan y un panini, estaba en Margarita. Empezaban las temidas “vacaciones en pareja” ( temidas no por el hecho de estar 24/7 con una persona y conocerle los hábitos, si no por la parte que dos personas alérgicas al mar, la arena y el sol decidieron pasar 5 días en una casa de playa…sin wifi). El segundo día y la mañana del tercero pasaron con contratiempos y para la noche del miércoles me encontraba en mitad de la 4 de Mayo con un teléfono menos y 6 días de más.
Lo que ahora puede sonar como una indie de terror mal intenso, resultó ser mi primera vacación como mujer casada (no me casé, pero Facebook aun no tiene un estado civil para personas con novios… ¿ennoviada?,¿empatada?,¿culito habiente?). Toda una aventura con enseñanzas para la vida y anécdotas para los nietos.
Entre escritores, dice la leyenda, cuando no se sabe como acabar la historia, matar al personaje principal es la salida más fácil (igual que un suicidio). En el club de los bloggers -aun espero mi membrecía- debería haber una salida parecida; y en caso de no haberla, propongo una:
CLUB DE BLOGGERS.
ART.78: EN EL CASO DE NO SABER TERMINAR UNA ENTRADA.
“En caso de no saber como terminar una entrada, el/la blogger deberá recurrir al uso de listas sin sentido. Dicha lista dispondrá de un título serio e ingenioso y tendrá cuantos ítems sea necesarios para hacer sustanciosa la lista”
Y en ese tono….
BUSCANDO VISA PARA CONVIASA
(O lo que aprendí en este viaje)
  1. Empecemos por revisar cada articulo de como empacar que hemos guardado como favorito. Luego de leerlo y repasarlo, borrarlo por completo de la cabeza. Hay que tomar en cuenta que 8 de cada 10 autores hacen estas listas de un punto de vista estético, nadie te va a decir que tienes que envolver el bloqueador en papel toilette y tirro. Eso solo te lo dice tu mamá.
  2. Hacer maleta es tedioso. Al menos que seas Merlín.  A nosotros mortales, libres de magia y hechizos reductores solo nos queda una simple formula: llevar 2 cambios de ropa interior por día, toda la ropa en una misma paleta de colores, y dejar un espacio para las compras nuevas (espacio que seguramente se llenará cuando, de regreso, mandemos el orden al demonio y metamos todo en la maleta a los golpes).
  3. Madre solo hay una, y siempre tendrá la razón. Por exagerados y paranoicos que sean sus consejos, lo mejor al final de viaje es seguirlos y lo más decente, es regresar con un chocolate para ella.
  4. Viajar con una batería de carro, un agente de viajes y un segundo teléfono. Son sorprendentemente necesarios en algunos casos.
  5. Comprar sentido común en el aeropuerto, se te gastará el primer día en el supermercado cuando compres un mercado de un mes… para 5 días.
  6. Autocontrol. Ya no estamos en la época de “está barato, dame dos”. Un Kit Kat es mas que suficiente para matar el antojo.
  7. El favor no es algo genético. Que un señor en sus 70, amigo de tu abuelo, no te cobre la carrera hasta el aeropuerto, no asegura que su hijo será igual de generoso.
  8. En poblaciones menos civilizadas, que cuentan con un solo Farmatodo, los nativos no saben andar sin la luces altas. Es como si temiesen la extinción del fuego. Es parte del proceso cultural.
Andrea A.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s