PicsArt_1438188547365En las ultimas tres semanas he sufrido un estreno, una boda, una graduación y la incertidumbre del futuro cercano. Entre revisiones de guiones y lecturas dramatizadas con actores novatos –y no tan novatos– julio se convirtió en el 14 de febrero en toda Pascualinapara el blog. Aquellos eran los tiempos en los que llegaba a casa, veía una película, cocinaba en pareja y mientras él escribía, yo jugaba a ser blogger. Parecía un cuadro narrado por Jane Austen, la pareja perfecta en el cuarto de dibujo una soleada tarde de primavera. El 7 de julio todo cambió, pasé de Emma a Los Miserables. Sin tiempo para escribir o siquiera garabatear en una servilleta, con la mayoría del tiempo ocupada en ensayos y preparaciones para la obra, los ratos libres los utilizaba para alimentar a los míos o para quedarme dormida viendo a Larry David.


Como todas las etapas de mi vida, esto de ser adulta me agarró de sorpresa. Me he dado cuenta por las conversaciones que tengo con mi mamá. Antes, nos agarraba la madrugada hablando de alguna película o de un chisme a la mitad que la otra le había escuchado a la vecina. Ahora, las conversaciones son de los requisitos del banco, la importancia de la individualidad a la hora de estar en una relación y de recetas improvisadas en tiempo de escasez. También he notado que se ha creado una especie de competencia entre las dos a ver quien está más cansada. Es una competencia más que todo de su parte y muy sana. Si yo tuve un día lleno de diligencias calándome gente absurda, ella tuvo un día llenos de quehaceres del hogar, nadie la ayudo y se tuvo que aguantar a los absurdos de la casa. Si yo un día me quejo de mi marido, ella se queja del suyo, de su papa y de su hermana.  Aunque es bien tonta esa pelea de “quien aguanta más” admito que termina siendo la fuente de distracción más terapéutica a la que tengo acceso en estos días.

Intentando salir de la caja de quejas en la que estoy, ofrezco mis disculpas sinceras por el abandono a mi compromiso con un blog, y en ofrenda, comparto algunas “trampitas” para hacer la vida más productiva:

1- Hacer listas: Las listas son un arma de doble filo. Como te hacen sentir grande, madura y productiva al tener todo organizado, al final del día, si no está todo tachado, entra una culpa al recordar esa hora que perdimos viendo “Say Yes To The Dress”. Algo que ayuda un montón es ser realista en nuestras listas.  No vamos a encontrar la cura contra las canas el mismo día que nos toca la limpieza del closet.

2- Empezar por el final: Este fue un dato que saqué de una película (The Lookout). Parecido a las listas, consiste en elegir la meta final del día, a partir de ella vamos viendo todo lo que tenemos que hacer para lograr esa meta. (Nuevamente, la honestidad es importante)

3- Organizar todo la noche anterior: Se que hay días que una llega sin conocimiento a su casa y cuando volvemos a entrar en razón, el despertador te anuncia que vas tarde, no sabes realmente si la criatura del fregadero esta muerta o dormida y el “look de día” es el mismo que tiene el vagabundo que pide en la esquina. La manera más fácil de evitar esto es prepararlo todo con anticipación. Ropa, correos, comida y hasta el maletín, si todo esta en orden te acuestas con la certeza que el día siguiente todo saldrá bien…. al menos por 5 minutos.

Andrea A.

PicsArt_1438281667452
*Las que tuvimos la fortuna de tener Pascualinas sabemos que el primero de enero se pasaba escribiendo nuestros datos, los datos del brujo de nuestro corazón y los propósitos del año. La primera semana de enero gastábamos cada color gel en nuestro haber para apuntar el comienzo de clases, los cumpleaños de nuestras amigas, etc. La calidad de las entradas iban disminuyendo hasta parar por completo el fatídico 14 de febrero cuando nos damos cuenta que Tom Hardy no nos quiere y que estamos solas en la vida escribiendo tonterías en un cuadernito. Es entonces cuando gastamos todas la calcomanías que resaltan nuestra soledad y despecho y perdemos todo nuestro interés en llevar una agenda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s