“LA CATEDRAL”

1442185855115Mis sueños e ideales inocentes murieron el día que entendí que, a diferencia de los personajes de Glee, el tiempo que dura cantar una canción no es suficiente para tomar decisiones definitivas, encontrar la confianza en ti misma y –sin tazas aeroportuarias o carpetas de CADIVI– mudarme de mi ciudad natal a un apartamento absurdamente decorado y bien ubicado en Nueva York. Si tengo que ser sincera (y repetitiva), la mayoría de las experiencias que me han abierto el camino a la madurez han provenido de los pasillos de McKinley, Constance y Padua.

A los 25, años oficialmente soy un parasito económico para mis padres. En teoría soy publicista, en practica productora, en mis ratos libres ilustradora y en mis más salvajes fantasías, escritora. Esta fantasía se hace cada día más palpable. Se que hay gente (una amiga de mi mama y su hija amiga mía) que lee lo que estoy escribiendo. Esto me lleva a un stress post parto (sí madres del mundo, acabo de comparar el parto con escribir un blog), que me paraliza del pánico y me corta la creatividad y no se me ocurre qué escribir por la necedad de que no quiero que nadie hable mal de mi bebé. Habiendo visto Dumbo, se que los actos desesperados de una madre sobreprotectora pueden ser malinterpretados. Es por eso que antes de escribir cualquier locura por no dejar de escribir, decidí tomarme un “septiembre sabático”. Un mes para rendirme ante el bloqueo creativo, entregarme a la pereza y organizar las ideas, la oficina y el closet; para retomar la cocina, que ahora está en manos de un pobre Tauro; arreglar el carro y ponerme al día con la series que quiero ver (las que no tienen nada que ver con ropa, chef o comediantes insoportables).

CMovies

Tal vez sea el maratón de Eat, pray Love, Under The Tuscan Sun y Julie and Julia, pero siento la necesidad de encontrarme a mi misma por enésima vez y empujarme a hacer la cosas que quiero. Me gustaría practicar más mis letras, conocer otras redes sociales, jugar a vestirme bonito y sacarme fotos. Hacerme famosa por Instagram, retomar los lunes de café que nunca han existido y perder la fama por comentarios anti-fitness en Twitter. Planear disfraces de Halloween para fiestas a las que no seré invitada y prepárame psicológicamente para el maratón de Destino Final que el Tauro pedirá como regalo de aniversario. Hacer las compras de navidad, seguir el ejemplo de Maria von Trapp y tener gran confianza en mí.

Ponerme los pantalones de niña grande y elegir una vocación.

1442186114327

“¡¡Mamá!! ¿Dónde pusiste mis pantalones de niña grande?”

Andrea A.

Anuncios

Un comentario en ““LA CATEDRAL”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s