Postales desde Jupiter: Martes de Celos

Tomasa Cuba Libre

La cuestión de los celos es un tema muy feo, que –afortunadamente– había evitado toda mi vida. Cuando mi mejor amiga encontró un grupo nuevo de amigas en su trabajo me sentí sola, cuando a mi hermano le daban el último pedazo de la torta me sentía traicionada, y cuando noche tras noche por 3 temporadas el Tauro tenía que casi besar a otra actriz me sentía genial, porque significaba que el día de trabajo casi terminaba.

Recientemente y luego de lo que se siente tres mil años de relación (perdí la cuenta de cuanto llevamos juntos) la rutina ha invadido y sofocado los detalles de pareja. Las citas consisten en ver una película antes de ver The Walking Dead, agarrarnos de mano mientras vemos El Conquistador del Amazonas y sincronizar la revisada de Instagram.

El Tauro, con otros amigos Taurinos, tiene como tradición el “Martes de Ron”, una noche de la semana (que se pega con la madrugada del siguiente día). Los amigos, acompañados por el ron, hablan trivialidades y chismean de novias y conocidos. Los martes de ron no eran tan diferentes a las tardes de cafes que yo paso con mis amigos. Pero últimamente, sabiendo las distancias que mi noble Tauro recorre por un martes con sus amigos, debo admitirlo, le tengo celos al ron. Ni actrices, ni amigos, ni Larry David han causado tal inseguridad en mi como una botella de ron y una Coca-cola. Y no es que el Tauro sea un alcohólico agresivo (nunca ha tenido signos de agresividad), es que el ron representa un verdadero gusto para él, uno que no puedo compartir porque yo detesto el alcohol. Y ahí se resume todo. En el miedo que me da no poder compartir algo con él.

Se corre la cortina y aparezco tan insegura como cualquier mujer que le revisa el teléfono al novio (acto que esta muy mal). Antes de pasar al salón de la fama como la mujer que le tiene celos a un liquido, prefiero darle la vuelta y sacar algo productivo de la situación. Con base en millones de estudios que aseguran que a los miedos hay que enfrentarlos, y ligeramente inspirada por “If I Was A Boy” de Beyoncé, aparece en mi sketchbook Tomasa, la cuba libre en persona.

Al final del día o a media mañana de los miércoles, el Tauro me da los buenos días y un abrazo de oso, el ron no es más que una impureza en su sangre y yo soy la tonta enamorada que jamás pensé que llegaría a ser.

Andrea A.

Celos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s