AMERICAN POST-IT

PicsArt_1438188547365En las ultimas tres semanas he sufrido un estreno, una boda, una graduación y la incertidumbre del futuro cercano. Entre revisiones de guiones y lecturas dramatizadas con actores novatos –y no tan novatos– julio se convirtió en el 14 de febrero en toda Pascualinapara el blog. Aquellos eran los tiempos en los que llegaba a casa, veía una película, cocinaba en pareja y mientras él escribía, yo jugaba a ser blogger. Parecía un cuadro narrado por Jane Austen, la pareja perfecta en el cuarto de dibujo una soleada tarde de primavera. El 7 de julio todo cambió, pasé de Emma a Los Miserables. Sin tiempo para escribir o siquiera garabatear en una servilleta, con la mayoría del tiempo ocupada en ensayos y preparaciones para la obra, los ratos libres los utilizaba para alimentar a los míos o para quedarme dormida viendo a Larry David.

Seguir leyendo

Anuncios

PRIMAVERA

Primavera
El 22 de marzo, aparte de ser el cumpleaños de mi padre, llega la primavera –o así lo asegura una gaita venezolana– y con la primavera internet se llena con bloggers escribiendo de la colecciones presentadas en las recientes Fashion Weeks y con propuestas de estilo primaveral (shorts de jean con suéteres ligeros. Todos en la paleta de verdes, amarillos y rosas). Con la llegada de semana santa en Venezuela la televisión se llenara de comerciales de Traki en los que desfilan ex concursantes de belleza con trajes de baños de talla s de niñas.
Saliendo del primer mes de vacaciones luego de dos semi-exitosas temporadas en una obra nueva, puedo asegurar que mi estación, definitivamente, no es la primera.

Seguir leyendo

UNA MILLA EN SUS ZAPATOS

una milla en sus zapatos blog

De niña Barbie era más una decoración que un juguete. La única ocasión en que dejaba de ser parte de la repisa para ser parte del juego era cuando mi vecina visitaba la casa. La dinámica era simple, una vez que Barbie, Ken, Kelly, Skyper y Teresa (Barbie Morena) estaban en la mesa repartíamos los roles entre las dos de la siguiente manera: mi vecina interpretaría a Ken, Skipper, Kelly y obviamente Barbie, mientras yo tendría el rol de Teresa, la secretaria de Ken, que le tumba el marido a Barbie. Acto seguido pasaban dos horas de traición, divorcio y drama, que distraían a mi vecina mientras esperaba las novelas adolescentes de Venevisión que no le dejaban ver en su casa.

Seguir leyendo