#OfficeLife: Boyfriend Jeans

#OfficeLife: Boyfriend Jeans

 

Sin rodeos lo voy a decir: traicioné mi vena artística y empecé a trabajar en una oficina.

No es fácil la vida nine to five. Los madrugadazos, la comida recalentada y el small talk obligatorio son cambios que una mujer de mi edad no debería poder aguantar. Pero no son nada comparado al reto de tener que pensar todas las noches que me voy a poner el día siguiente.

Tengo suerte que en la oficina el código de vestir es medianamente relajado. Aunque mi closet ejecutivo es limitado, he logrado formar varias combinaciones que se ven bien debajo de dos suéteres, una chaqueta y tres bufandas. Sí, las oficinas suelen ser tan frías como el invierno de Game of Thones*.

Tratando de aferrarme a mi lado creativo lo más posible, volví a Polyvore con el fin de hundirme por media hora al menos, en lo que sería mi closet perfecto. Hoy me imagino un look a base de los muy cómodos Boyfriend Jeans** y dejo unos tips al respecto:

  • La clave de vestir prendas informales es el equilibrio entre lo relajado y lo indigente. Si los pantalones son desgatados, las demás piezas deberían ser impecables.
  • Jugar con piezas estructuradas puede darle un toque de elegancia al conjunto.
  • Agregar a una paleta de colores neutrales un color vibrante puede aportarle frescura al look.
  • Este es redundante: los zapatos tienen que estar extremadamente limpios para evitar parecer un pordiosero.
  • Si la idea es reflejar juventud y excentricidad, apostar por accesorios discretos y creativos es la mejor ruta, después de todo, sigue siendo un outfit para ir a trabajar.

No se que tanto dure en esta nueva aventura,  ni se por cuanto tiempo me comprometa a documentar mis #dreamoutfits, pero hasta entonces, nos estamos viendo por acá.
Andrea A.

*No tengo idea si es una buena referencia, pues no veo Game of Thrones.

**Quiero aclarar que en mi caso, jamás me compraría jeans con huecos o desgarres. Mis Boyfriend Jeans son realmente de mi tía que es más alta que yo. Son jeans completamente reciclados y rescatados a base de manualidades que aprendí en Pinterest.

Anatomía de un lunes

Anatomía de un lunes

 

Para las personas auto-empleadas* como yo, los lunes deberían ser relativamente fáciles. El tema de levantarse temprano luego de dos día de descanso a nosotros no nos afecta porque disfrutamos de un horario propio. Ser tu propio jefe, en papel, es lo mejor que le puede pasar a una persona creativa.

Ahora, vamos a la realidad: ser tu propio jefe cuando eres floja, desinteresada y de baja autoestima, es una de las peores ideas desde la invención del perfume**. Estos últimos años la crisis económica ha llevado a mi generación a convertirnos en emprendedores. Cualquier hobby o talento puede ser monetizado en la era de Instagram. La idea de sacarle provecho a mi gusto por la ilustración de moda ha tomado millones de formas: camisas, llaveros, libros, cuadernos, agendas, etc. Sin embargo, para todo el que me conoce, ninguna idea ha pasado de la etapa de “prueba”. Ya apenada con todo el que ha creído en mi y lo he decepcionado, tengo que tomar medidas drásticas con el asunto, e implementar el mayor incentivo de cambio que conozco: el bullying.

Si alguna enseñanza me han dejado las películas de high school americanas y mi propia experiencia estudiantil es que la humillación constante es una fuerza que lleva a grandes cambios como: la transformación de patito feo a cisne, un despertar sexual, la superación del miedo escénico o, en el peor de los casos, suicidio (que si nos ponemos a ver sigue siendo un cambio drástico).

El método más cliché para las mujeres de hacer bullying es publicar el diario de la chica tímida, en el cual confiesa su amor desmedido por el típico Jordan Catalano, Chuck Bass o Pacey. En mi caso, exponer mi progreso profesional y personal en un

blog me tiene que ayudar a no decepcionar a la gente, pues no puedo mentirles***.

Esta primera “minientrada” se siente bien. Me lleva a un mágico lugar como escritora entre Kim Kardashian y Carrie Bradshaw****.

El set de hoy representa mis lunes: Días en que la creatividad le gana a los planes. Día en el que la lista de “to dos” es ignorada para luego ser remplazada por una lista de metas idealizadas que caducan al cabo de dos horas en Pinterest. ¿Pero que más podían esperar de una idealista?

Andrea A.

*Término para personas desempleadas que siempre andan en “un proyecto”

** El perfume a mi me da dolor de cabeza.

***Por supuesto que puedo mentirles, pero no es la idea.

**** Aunque esté en una oficina de ventana con barrotes y con un outfit bien básico que vengo repitiendo todo el fin de semana.