Here We Go Again

100daysofsketches-cover.jpg.jpeg

Es increíble como la mente humana logra sabotearlo todo, como deja que uno se llene de esperanza con un nuevo proyecto, le dedique varias horas de planificación y luego por arte de flojera lo deje sin terminar. A principios de año coloque en linea mi primer video de Youtube. Con un truco que suponía muy astuto de mi parte, el video se trataba de mi resolución de año nuevo: dibujar todos los días -sin falta- durante 100 días. La meta de esto era conseguir la práctica que tanto me hace falta.

No llegué ni al tercer día.

Ayer tuve conmigo el sketchbook toda la tarde y ¿pueden creer que ni pude abrirlo? Tengo meses en eso, pero hoy me levanté molesta con esa falta de voluntad y a mitad de tarde, BOOM: Instagram me regala el perfil de Elle Luna, una artista que promueve el reto de los 100 días. El proyecto comenzaba hoy (ayer, para quien esté leyendo esto hoy).

day1-art-materials.jpg.jpeg

Sin esperar un segundo más, seguí los pasos para empezar, junté los materiales necesarios, busqué mi lista de ideas y terminé con el hashtag: #100DaysOfSketching.  A las 9 de la noche estaba terminando de recoger mi escritorio y pensando que sería entretenido acompañar algunos días con entradas para el blog, ¿no?

day-1.-100daysofsketching.png.png

Hoy ilustré una tardé típica en la oficina. Hoja en blanco, la lista de ver más tarde en Youtube reproduciéndose en aleatorio, los lapices recién afilados y yo hablando por whatsapp con el Tauro que se acaba de despertar.

¿Será que ahora si lo logro?

Andrea A.

No hay mejor momento

Sí, ya se. Parece que le robe la frase a Elizabeth Gilbert. Pero vamos, empecé el año con insomnio, en pijamas feas, con Eat, Pray, Love en el fondo mientras escribo y paso a limpio anotaciones golpeadas del 2016 a agendas y cuadernos para el 2017.

El video debió salir antes, yo se. Ahora caí en el lamentable cliché de empezar las cosas el primer día del año. Al menos no es lunes.

Andrea A.

Dos Son Multitud

a-girl-and-her-coffee.png.pngJanis Joplin dijo “No te comprometas a ti mismo, eres lo único que tienes”. A pesar de ser fan de One Direction a los 26, ser compradora compulsiva y tener una fascinación –casi sexual– con el pan tostado con mantequilla, me considero una grata persona. Claro que hay una que otra mejora que podría hacer, pero en un ámbito general estoy feliz conmigo misma. Sin embargo y por alguna razón inexplicable me aterra la idea de estar sola. Simplemente no sé estar sola.

Ahora en una relación a medias, con todos mis amigos al otro lado del mundo o detrás de una pantalla en sus oficinas, no me queda más compañía que la mía. Hoy me he dado cuenta que le tengo cierto resentimiento a esa parte dependiente de mi. Soy dependiente de mi mamá, mi hermano, mi novio, mis amigos y –tristemente- de la situación. No hay nada más sabroso que echarle la culpa de todos tus problemas al país, a las malcriadeces del Tauro, al gobierno, al cura de la iglesia que te hizo sentir marginada por no haber estudiado en el san Ignacio, etc. Pero la verdad, como sabiamente lo dijo Janis, es que yo soy lo único que tengo, y por lo tanto, toda la culpa de mis males es solamente mía.

La solución puede ser una especie de Eat, Pray, Love que se adapte a la tasa de cambio de Venezuela. Los pasos son simples: Borrar todo Pitbull de mi playlist* y escuchar solo canciones francesas, jugar al ensayo y error emocional (hasta que ya no encuentre torta de chocolate en Caracas para ahogar mis penas), mudarme a un país vecino que esté surgiendo en el ámbito teatral y finalmente entrar al mundo maravilloso de vender artesanías por Internet. Pero punto a punto en la lista me llevan a preguntas como: ¿No estoy muy vieja para esto?, ¿En que perdí mi adolescencia si no fue en encontrarme y rebelarme? ¿Estoy a tiempo para hacerme un tatuaje significativo en el tobillo, del que me arrepentiré en 4 años cuando tenga 30? ¿30 sigue siendo la edad límite para definir si soy una persona exitosa? ¿Existe una edad límite para definir el éxito de una persona?

Hoy hablé con una amiga y le conté la situación en la que estoy. El resentimiento que le tengo a mi dependencia. Ella me dijo que ella se sentía a veces igual. Solo que ella en vez de decir “Me siento dependiente”, dice “Siento que no soy libre”, y esa frase en si era un llamado a la libertad. No lo entendí muy bien, pero sí llegue a la conclusión que tengo que comprometerme con la idea de estar sola y disfrutarlo en el intento. Devolverme a cuando media 45cm y lloraba en el recreo del Kinder porque extrañaba mi libertad en casa, detalles insignificantes como el olor del queso derritiéndose en el pan de mi abuela, un libro suavecito que tenía y mi memoria de colores. Devolverme a la época en que me encantaba estar sola.

img_20160601_084535.jpg

Haciendo uso de mis mejores habilidades se me ocurrió la idea de una lista de actividades que puedo realizar por mi cuenta en la ausencia del WiFi:

COMO ESTAR SOLA Y NO REVISAR INSTAGRAM EN EL INTENTO

Manejar hasta la bomba de gasolina y poner gasolina.
Almorzar sola en una feria.
Almorzar sola en un restaurante.
Ir al auto-mercado y comprar sin preguntarle a nadie como se eligen las verduras.
Cocinar solo para mí sin preguntarle nada a mi madre.
Salir sola por un café y resistir el impulso de hablar con viejitos.
Hacer ejercicio (llorar es valido).
Crear un itinerario que anule del todo la importancia del tiempo con el Tauro.
Regalarle una hora diaria a la creatividad.
Escuchar música. Solo escucharla.

Ayer, luego de escribir el primer borrador de esta entrada, soñé que llegaba cansada y atormentada por la jornada laboral a mi apartamento soñado. Entraba, me cambiaba las botas habituales por unas pantuflas de piel azul con una “A” dorada grabada en ellas, caminaba al centro del lugar donde me esperaba una taza gigante de café y, junto a ella, un taburete con una Copa Dalay de la 4D encima. Por todo el lugar sonaba la voz de Alanis Morissette mientras me sumergía en mi baño de café, con mi helado en mano. A medida que pasaba el tiempo y me iba relajando, mi cabello se iba tornando en un color violeta e iba adquiriendo un aspecto como de sirena. Sin contar las apariciones aquí y allá de Tom Hardy, nunca me había despertado tan feliz por un sueño. Lo tomaré como una buena señal.

Andrea A.

*Jamás borraría todo Pitbull de mi playlist. ¿Están locos?

janis-joplin.png.png

Gato Encerrado

GATO ENCERRADO AAC
En primer grado (o segundo, o tercero), en el colegio nos mandaron a leer el libro Gato Encerrado, un dulce y gracioso libro ilustrado por Cristina Keller que contaba la historia de un gato que se paseaba como la mascota del edificio y un día desaparece. El libro retrataba las diferentes personalidades de los habitantes de un edificio y como el gato se adaptaba a las diferentes actividades que cada vecino realizaba durante la semana. Ahora, cínica y no más sabia, entiendo que el libro trataba de una prostituta.

Mentira… quería sentirme una escritora intensa por un momento. El libro trataba de aceptar las diferentes personalidades y caracteres que nos rodean y adaptarnos a cada uno de ellos para poder sobrevivir en sociedad. Que recuerde, el gato era amante de la moda, del arte, de la literatura, de los pájaros y del baloncesto (o un deporte que no era ni béisbol ni fútbol).

Cuchurumin (era uno de los nombres del gato) me enseñó a adaptarme desde chiquita. Primero a la vecina malcriada que quería acaparar todos los juguetes, luego a los “bullies”* del colegio, a los compañeros de trabajo más bohemios y luego al novio malcriado que quiere acaparar todas las salas de Caracas (y creo que también los juguetes).

El peligro en este aparente don social, es que a veces la grandeza se pierde entre tantas adaptaciones (por ejemplo, la adaptación cinematográfica de The Great Gatsby del 2013). Ahora que ya estoy grande y puedo decidir con quien compartir mi tiempo libre, me está costando un poco mostrar mi maravilloso ser, porque ya no estoy segura de que tan maravilloso es.

Con una crisis económica, un racionamiento eléctrico y sin pases mágicos a la mafia teatral, vuelvo a tener una despreciable etapa de desempleo. Esto me lleva a pensar en soluciones rápidas y efectivas de empleo. Sin respuesta alguna de millones de jefes de recursos humanos a los que les envié mi curriculum, después de considerar (y declinar) la vía fácil de la prostitución y luego de haberme aislado de cualquier contacto en teatro, el paso lógico a seguir es aprovechar mi facilidad con las manualidades y hacer algo que venda mientras el Tauro consigue una sala que nos acoja como el José y la Maria teatral**. Si me pongo a pensar, tengo millones de ideas que pueden resultar en un mercadito de artesanos, pero no logro empezar ningún proyecto por la interrogante ¿realmente tengo algo que ofrecer?. Paso semanas haciendo listas y preparaciones para empezar y de repente  Instagram, Pinterest y Youtube, películas que aun no he visto, el miedo al fracaso, el miedo al éxito y cualquier superficie horizontal se interponen en el camino y me quedo en casa, con el maletín preparado y “escribiendo un rato para el blog”. ¿Hubo acaso una época en la que estuviese segura que sirvo para algo y no soy un completo fracaso con un par de chistes debajo de la manga?

Añadiéndole leña al fuego, otra cosa que me estanca es la opinión de los demás. Y es que lo obstáculos personales los tengo todos los días. Decidir si seguir durmiendo o si bajar a hacerme el desayuno pasando antes por la maquina de pilates es una batalla que he venido perdiendo la mayor parte de mi vida. Estoy acostumbrada a decepcionarme. Sin embargo, cuando la gente que intenta ayudarme se decepcionan y aparte se frustran, los ánimos se me van al piso y de allí surge otra semillita de flojera y rápidamente se convierte en un jardín de procrastinación del que ya no se salir. En este círculo vicioso he pasado los últimos meses, peleando con novio, amigos, familiares y Carlos Fraga por mi falta de emprendimiento.

gato-encerrado

Aquí es donde el libro de la infancia sale a colación. El gato del libro (SPOILER) resulta ser una gata que estaba esperando gatitos y la razón de su desaparición es porque se tuvo que tomar su tiempo lejos de sus distintos amos para encargarse de sus nuevos gatitos. Si me obligan a sacar la moraleja de la historia, es esta: Si no te encargas de ti misma, ¿cómo demonios te vas a encargar de alguien más?***

Es hora de comprarme un mp3 y unos audífonos que no lastimen mis diminutas orejas y aislarme del mundo, tener una conversación con mi yo negociante y como dicen por ahí, ponerme las pilas.

¿Alguna recomendación de un playlist motivador?

Andrea A.

*Realmente no los considero bullies, sino más bien socio-impedidos para su edad.
**Sí, eso fue una referencia bíblica en la que comparo las obras de mi novio con Jesucristo. Cada día nos parecemos más a Kimye.
*** Ok, eso lo saqué de Rupaul’s Drag Race, pero cuenta como moraleja.

Music makes you lose control

POSTALES DESDE JUPITER: Planes y Estrenos

Planes y estrenosYa casi se acaba el mes y apenas estoy estrenando la “pinta del primero”. No debería considerarse ‘estreno’ porque en teoría es una camisita rotica y vieja de mi tía que con la ayuda de mi madre pude remodelar y no se podría considerar ‘pinta’ porque lo que estoy haciendo es planear en mi agenda lo que queda del mes. Pero bueno, es la intención la que cuenta , ¿no?

Tanto diciembre y enero me drenaron la energía con ensayos, entrevistas de madrugada y primeras funciones, pero (tal como dice el cliché) la función debe continuar. Ya habiendo estrenado las dos obras que estaban pendientes, esta semana pude al fin descansar (a medias). Empecé con el “blue monday” -el lunes más pesado del año según ciertos estudios- llena de energía, pero de nada me sirvió a falta de vehículo propio. Terminé encerrada nuevamente en las cuatros paredes del apartamento taurino donde me reencontré con Netflix y las sabanas mostaza que tanto me gusta odiar. El martes pasó desapercibido con la compra de unos sobrevalorados bombones y otro estreno: mis lapices de colores pastel DERWENT.

Una de las cosas que me obligue a dejar en el 2015 era estos ‘propósitos y resoluciones’ por la simple razón que por falta de tiempo o flojera, nunca los cumplo. Es una decepción innecesaria en mi vida. Pero Pinterest y sus artículos de mujeres exitosas, test de estilo de vestir y tips para ordenar tu ropa de manera efectiva, me llevó a mi propósito recurrente: Encontrar un estilo de vestir, fácil, sencillo y bonito. Entonces, manipulando un poco mi subconsciente cambio la palabra ‘propósito’ por ‘experimento’ y me pongo a experimentar las diferentes opciones que amablemente me ofrecen los tableros fashionistas. 

Planner Time

Con este pequeño paso para Andrea y lo que espero  sea un gran paso para este blog, saco unas de las tantas libretas que el Tauro me ha regañado por comprar y me pongo a planear lo que me depara el resto del mes. Les doy la cordial invitación a que me sigan en estos experimentos o me comenten de algún otro que se les ocurra.

Andrea A.

#HWP: Resultados

PicsArt_1449167597474Con diciembre llegó el fin del “Hair Witch Project”. El reto/compromiso/proyecto que me hice para aprender a arreglar mi melena de una manera socialmente aceptable. No les voy a mentir, no cumplí a totalidad con la idea de probar un estilo diferente cada día. Sin embargo, de esta experiencia puedo sacar un par de trucos para tener debajo de la manga. Como dice el Sombrerero Loco, empecemos por el principio y cuando termine, me callo.

No puedo hablar por los hombres, pero para las mujeres, el pelo es una forma de expresión. Ninguna mujer que esté insegura de su corte o su peinado se va a sentir segura consigo misma. Siempre hay un nervio de que tu inteligencia, astucia, belleza natural, etc, se vea afectada por el frizz.

Lo primero es el corte. Cortarse el cabello debería ser una actividad rutinaria tal como lo es pintarse las uñas. De vez en mes una quiere sentir un cambio, una mejora, en su aspecto y renovar el enmarque de la cara (el corte) es una de las maneras más relajantes. El pelo crece, tú envejeces y las canas se cubren. No hay que tener miedo a un par de tijeras o a un tinte, solo hay que estar pendiente de que cualquier cosa que decidas hacerte lo hagas con la ayuda de un profesional, o si fuiste bendecidas con el don, hacerlo –profesionalmente– tú misma.

Una vez que logramos dar con el corte perfecto luego están los peinados. Es muy fácil –más no rentable– ir a la peluquería a que te laven, te sequen y te peinen cada vez que vas a salir, el problema está en que la mayoría de las veces los resultados no son los deseados. Si ya pagaste una millonada por corte o tinte y la idea es ahorrar, aquí es donde nos ponemos creativas y con la ayuda de Pinterest o Youtube encontramos la solución. No hay un solo peinado en el mundo que no esté explicado paso a paso en Internet. Mis peinados favoritos –y los que uso ahora para no pasar calor– son rápidos de crear, fáciles de asegurar, y elegantes cuando la ocasión lo requiere. Aquí hay un tablero completo relacionado al tema.

 

PicsArt_1449167845507

 

Como conclusión –y para molestar al Tauro que detesta mi listas– dejo un top 5 que resume lo más importante que aprendí con este reto:

  •  Lily Van der Bass (Gossip Girl) debería ser la inspiración para cada peinado. Esa señora paseó toda la serie con las mejores joyas, los mejores esposos y los mejores abrigos y creo que es por los moños simples y predecibles que siempre llevaba.
  • Si tienen la dicha de vivir en un país con invierno y otoño, llevar el cabello suelto no tiene que ser un proceso tedioso. Un sombrero es su mejor amigo los días que no te pudiste lavar el cabello o te dio flojera poner a calentar la plancha.
  • Si el trabajo te obliga a estar jorobadas frente a una computadora o detrás de un escritorio, la media cola es la solución elegante al molesto flequillo que te cortaste el mes pasado cuando viste 500 Days of Summer (¿soy la única que pasó por eso?).
  • Las dos colitas o trenzas, le quedan bien solo a las indias en las películas y a Candy. Encuentra una manera de quitarle lo infantil, sin llegar a lo colegiala de película porno. Mientras más bajas y desarregladas, mejor.
  • Para cualquier eventualidad un moño alto y los zarcillos adecuados te sacan las patas del barro.

Algún día llegaré a ser una de esas mujeres que se pasean por nueva york con su apariencia perfecta. Cuando se día llegue estoy segura que volveré a intentar este pequeño reto y los resultados serán aun mejores. Por ahora, solo me falta encontrar la cura para la cara de zombie, el guardarropa perfecto y la habilidad de comer donas sin engordar.

Ahora, siguiendo el protocolo, me callo.
Hasta entonces,
Andrea A.

PicsArt_1448945040324

P.D.:

Para las Bellas del mundo:
Síganme por Twitter que de vez en cuando digo algo gracioso.

Y para los Gastones por ahí:
Síganme por Instagram para ver solo las ilustraciones.
Síganme por Snapchat (andreaacolor) para ver como hago el ridículo y como me veo sin arreglar el brillo y el contraste

 

 

#HWP: EL CORTE

PicsArt_1447300050192Mis altibajos a la hora de cortarme el cabello vienen de la mano de que tan bien los padres crían a sus hijos, nunca he tenido que preocuparme por citas, shampoo o si a la señora que tenia antes no le agarró bien el tinte. Desde que tengo uso de razón la señora Conchita, establecida en una peluquería infantil, se ha encargado de mis ondas, mis remolinos y mis peleas con los cepillos. Conchita (sin el señora porque ya soy grande) conoce mis mañas y las de mi familia, al sentarme en su silla ya tenemos una especie de coreografía en la que me da un golpecito en el hombro para que me siente recta, me pone la capa de cebra –nunca la de tigre– y sin cremas y sin agua empieza la magia.

Durante la semana pensé en dar (copiar-editar-pegar) tips para ir a la peluquería, pero por más que buscara – y sí que busqué– artículos y blogs del tema, ninguno terminaba de aplicarse a mi. Entonces, floja como soy, les presento mis pasos para ir a cortarme el pelo:

  • Desenredar lo más posible el cabello recién lavado. Volver a desenredarlo una vez esté seco. En mi caso, yo prefiero hacerme un moño o una trenza para evitar que se enrede en el camino.
  • Ir con un corte en mente, una variación del corte que ya tienes y la lista (mental) de todos los cortes que te hiciste y lamentaste en tu adolescencia (mejor conocido como diferentes tipos de flequillo o pollina). El corte que quieres lo discutes con tu estilista*, si no se ponen de acuerdo, tienes la variante del corte y si tampoco están de acuerdo, pueden pensar que corte hacer basándose en la lista de lo que ya probaron y resultó desastroso.
  • Ir acompañado. No se si es por el cliché o es por el ambiente al que estoy acostumbrada, pero una peluquería no es lugar para leer**. Si vas acompañado puedes tener un tercer unto de vista acerca del corte, un compañero con quien criticar a los otros clientes y –en mi caso– una persona que te paga el corte.
  • Sentarse recta es importante. A mí, que me encanta imitar a un jorobado, se me hace difícil mantener la postura durante todo el corte. La postura adecuada le facilita el trabajo al estilista y te garantiza mejores resultados.
  • Deja que pase el tiempo. Al segundo día del nuevo corte te vas a ver en el espejo y vas a decir “¿qué me hice?”. Calma. El corte tarda en asentarse, y si eres como el común denominador que se corta y se peina el mismo día, jamás te vas a peinar como lo hace tu estilista. Tarda un par de días en asimilar el nuevo corte y aprende como sacarle provecho***.

NOTAS:

*Es importante crear una relación con el estilista. No tiene que ser en el local más caro o el estilista que todas piden. Tiene que ser alguien con quien te sientas cómoda hablando. Que escuche lo que quieras y te aconseje de acuerdo a tu forma de cara o tu cabello, no por el último color o corte que se hizo Shakira.

**Si nadie te quiere y nadie te acompaña no te conformes con revisar las redes sociales. Se un poco más productiva: escribe en tu agenda todas las cosas que tienes que hacer y empieza a planear algunas nuevas. Si eres más artística dibuja, escribe en tu diario, completa un cuadrito de Sudoku.

***En una nota más personal, mi nuevo corte me permite disfrutar del half up- half down que tenía tiempo sin usar.

Para ideas de peinados y recogidos les invito a pasear un rato por Pinterest. Este tablero en especial me parece genial, y no solo porque sea mío. Si se me pasó algo, siéntanse libres de recordármelo.

Hasta la próxima!
Andrea A.

Post relacionados: Hair witch Project  y Hair Witch Project: The Remake