“LA CATEDRAL”

1442185855115Mis sueños e ideales inocentes murieron el día que entendí que, a diferencia de los personajes de Glee, el tiempo que dura cantar una canción no es suficiente para tomar decisiones definitivas, encontrar la confianza en ti misma y –sin tazas aeroportuarias o carpetas de CADIVI– mudarme de mi ciudad natal a un apartamento absurdamente decorado y bien ubicado en Nueva York. Si tengo que ser sincera (y repetitiva), la mayoría de las experiencias que me han abierto el camino a la madurez han provenido de los pasillos de McKinley, Constance y Padua.

Seguir leyendo

VESTUARIO DE NOVIA

PicsArt_1439837624132Por mucho tiempo las mujeres hemos pasado la primera arte de nuestras vidas buscando el closet y el marido (la boda) de ensueño. Por años nos hemos engañado poniendo “la familia”, “la carrera” y “los amigos” por encima de nuestras necesidades y al pasar del tiempo terminamos con un vacío en nuestro corazón que se refleja en un armario lleno de “básicos y tendencias” y fotos de boda con el vestido –y hasta el novio- equivocado. Al igual que “el tamaño no importa”, la frase “la belleza está en el interior” no termina de ser una verdad absoluta. Como nos importa el tamaño, también nos importa la manera en que el mundo nos ve. Siendo sincera, no creo en la existencia de una pijama, mono o prenda cómoda que grite “Soy una mujer confiada de si misma, elegante, inteligente, capaz y mi ineficiencia con el punto cruz no define quien soy”.

Seguir leyendo

PUNTA TACÓN, PUNTA VARÓN

PTPV CoverComo todo cliché de mujer, adoro los zapatos. Desde la comodidad de mis pijamas rotas le doy like a cada par que veo en Instagram. No discrimino entre colores, formas o patrones, los quiero todos en mi closet. A pesar de no ser una mujer amante de las alturas, y detestar cualquier forma de tortura física o mental por belleza,  debo admitir que tengo un amor particular –y no correspondido- por los tacones. Este amor, por supuesto, nació a partir de Sex and the City.  Con estilos de vestir, sentir y amar diferentes el cuarteto de solteronas de Manhattan revolucionaron el mercado de las tragicomedias, y tergivesaron nuestras espectativas del hombre (o closet) perfecto. ¿Quien no ha tenido una crisis existencial por un Mr. Big o por el precio de unos codiciados Manolos?

Seguir leyendo

DIME QUÉ VES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

PicsArt_1435427159122Sin desprestigiar a mis colegios o a mi familia,todo lo que sé, lo aprendí de la televisión. Al grado de que la única vez que me obligué a aprender algo al caletre, fue un loquito, en una serie que ni me acuerdo el nombre, que decía que la clave de la felicidad se encontraba oculta en la tabla de multiplicar del siete.
La idea de no juzgar a un libro por su portada nunca jugó bien conmigo. Al igual que no confío en la gente que dice no gustarle el chocolate, juzgo a las personas por sus gustos a la hora de ver televisión. Se puede decir mucho por la serie con la que estás pegado ahora.  Están los que buscan el romance amoral en series como Grey’s Anatomy o Scandal. Otros se ríen de las estupideces de los Simpsons o South Park, e ignoran que en su día a día no hay un Homero o un Kenny para contrarrestar su estupidez. Algunos prefieren distraerse con fantasías llenas subtextos sociales como Game of Thrones, The Walking Dead, etc. Otro se van por realitys de familias estúpidamente ricas. El punto es que buscamos un balance entre lo que somos, lo que vivimos en el día y con qué nos distraemos.  Yo encontré -o me encontraron- la mezcla perfecta.

Seguir leyendo