DIME QUÉ VES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

PicsArt_1435427159122Sin desprestigiar a mis colegios o a mi familia,todo lo que sé, lo aprendí de la televisión. Al grado de que la única vez que me obligué a aprender algo al caletre, fue un loquito, en una serie que ni me acuerdo el nombre, que decía que la clave de la felicidad se encontraba oculta en la tabla de multiplicar del siete.
La idea de no juzgar a un libro por su portada nunca jugó bien conmigo. Al igual que no confío en la gente que dice no gustarle el chocolate, juzgo a las personas por sus gustos a la hora de ver televisión. Se puede decir mucho por la serie con la que estás pegado ahora.  Están los que buscan el romance amoral en series como Grey’s Anatomy o Scandal. Otros se ríen de las estupideces de los Simpsons o South Park, e ignoran que en su día a día no hay un Homero o un Kenny para contrarrestar su estupidez. Algunos prefieren distraerse con fantasías llenas subtextos sociales como Game of Thrones, The Walking Dead, etc. Otro se van por realitys de familias estúpidamente ricas. El punto es que buscamos un balance entre lo que somos, lo que vivimos en el día y con qué nos distraemos.  Yo encontré -o me encontraron- la mezcla perfecta.

Seguir leyendo

DE VELO Y LANGOSTA

DVYL… O lo más cercano a mi experiencia como Cenicienta
Aunque rápidas y furiosas las semanas de estreno siempre son memorables. Este Es El Final(comedia de humor negro y bla, bla,bla… véanla) se estrenó un acogedor sábado, 25 de abril a las 7:00pm en el Teatro Santa Fe. La sala abrió sus puertas a las 7:20 y 50 minutos después, la gente salía encantada de la sala. Comentando lo bueno que era su actor conocido, lo inteligente del texto, lo cruel del chiste final y la ausencia de cierta novia que esperaban conocer.  Luego de los merecidos cumplidos y una cara no tan amistosa, la noche me deparaba otra celebración. Una boda. Como Cenicienta sin ratones ni hada madrina, pasé de mis Converse a unos tacones altos de terciopelo.

Seguir leyendo