“LA CATEDRAL”

1442185855115Mis sueños e ideales inocentes murieron el día que entendí que, a diferencia de los personajes de Glee, el tiempo que dura cantar una canción no es suficiente para tomar decisiones definitivas, encontrar la confianza en ti misma y –sin tazas aeroportuarias o carpetas de CADIVI– mudarme de mi ciudad natal a un apartamento absurdamente decorado y bien ubicado en Nueva York. Si tengo que ser sincera (y repetitiva), la mayoría de las experiencias que me han abierto el camino a la madurez han provenido de los pasillos de McKinley, Constance y Padua.

Seguir leyendo

EL CRIMEN DEL LIMBO SENTIMENTAL

OITNB2Recientemente tuve la oportunidad de reunirme con ciertas personas que prefiero no identificar. Una tarde de vinos, con la excusa de un cumpleaños, nos reunió a varias mujeres de diferentes edades y estados civiles. Con el anochecer llegó la hora de revisar los teléfonos. Claro está, que para las adictas a sus celulares, esta fue la oportunidad perfecta de revisar sus redes sociales. Aparentemente a Sujeto1(no quiero revelar nombres, pues estas mujeres son peores que las hienas del Rey León) se encontró con una anormalidad en su Timeline. “Aghh, otra vez viene la serie de las lesbianas”. Defensora de los derechos gay y fanática por compromiso de The L Word pregunté enseguida: “¿Viene otra temporada? Ojalá maten a Jenny otra vez”. Al no entender mi comentario, en respuesta me entregaron rápidamente el aparato tecnológico macabro antisocial en cuestión -su celular- y en él vi el tweet que anunciaba la nueva temporada de Orange Is The New Black.

Seguir leyendo