PUNTA TACÓN, PUNTA VARÓN

PTPV CoverComo todo cliché de mujer, adoro los zapatos. Desde la comodidad de mis pijamas rotas le doy like a cada par que veo en Instagram. No discrimino entre colores, formas o patrones, los quiero todos en mi closet. A pesar de no ser una mujer amante de las alturas, y detestar cualquier forma de tortura física o mental por belleza,  debo admitir que tengo un amor particular –y no correspondido- por los tacones. Este amor, por supuesto, nació a partir de Sex and the City.  Con estilos de vestir, sentir y amar diferentes el cuarteto de solteronas de Manhattan revolucionaron el mercado de las tragicomedias, y tergivesaron nuestras espectativas del hombre (o closet) perfecto. ¿Quien no ha tenido una crisis existencial por un Mr. Big o por el precio de unos codiciados Manolos?

Seguir leyendo

DIME QUÉ VES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

PicsArt_1435427159122Sin desprestigiar a mis colegios o a mi familia,todo lo que sé, lo aprendí de la televisión. Al grado de que la única vez que me obligué a aprender algo al caletre, fue un loquito, en una serie que ni me acuerdo el nombre, que decía que la clave de la felicidad se encontraba oculta en la tabla de multiplicar del siete.
La idea de no juzgar a un libro por su portada nunca jugó bien conmigo. Al igual que no confío en la gente que dice no gustarle el chocolate, juzgo a las personas por sus gustos a la hora de ver televisión. Se puede decir mucho por la serie con la que estás pegado ahora.  Están los que buscan el romance amoral en series como Grey’s Anatomy o Scandal. Otros se ríen de las estupideces de los Simpsons o South Park, e ignoran que en su día a día no hay un Homero o un Kenny para contrarrestar su estupidez. Algunos prefieren distraerse con fantasías llenas subtextos sociales como Game of Thrones, The Walking Dead, etc. Otro se van por realitys de familias estúpidamente ricas. El punto es que buscamos un balance entre lo que somos, lo que vivimos en el día y con qué nos distraemos.  Yo encontré -o me encontraron- la mezcla perfecta.

Seguir leyendo

EL CRIMEN DEL LIMBO SENTIMENTAL

OITNB2Recientemente tuve la oportunidad de reunirme con ciertas personas que prefiero no identificar. Una tarde de vinos, con la excusa de un cumpleaños, nos reunió a varias mujeres de diferentes edades y estados civiles. Con el anochecer llegó la hora de revisar los teléfonos. Claro está, que para las adictas a sus celulares, esta fue la oportunidad perfecta de revisar sus redes sociales. Aparentemente a Sujeto1(no quiero revelar nombres, pues estas mujeres son peores que las hienas del Rey León) se encontró con una anormalidad en su Timeline. “Aghh, otra vez viene la serie de las lesbianas”. Defensora de los derechos gay y fanática por compromiso de The L Word pregunté enseguida: “¿Viene otra temporada? Ojalá maten a Jenny otra vez”. Al no entender mi comentario, en respuesta me entregaron rápidamente el aparato tecnológico macabro antisocial en cuestión -su celular- y en él vi el tweet que anunciaba la nueva temporada de Orange Is The New Black.

Seguir leyendo